Hoy puedes, de Rubén de la Cruz


 
Llenar estadios con tu música,
recitales con oídos deseosos de oír tu voz
o corazones que anhelan el cariño que sólo tú puedes proporcionar.
 
Puedes escalar el Himalaya,
navegar el Támesis
e incluso perderte en el Amazonas sin correr peligro alguno.
 
Puedes detener la guerra fría,
derretir la Antártida,
desabrochar cualquier nudo,
destapar cualquier regalo.
 
Hoy puedes.
 
Vencer a la muerte en su propio tablero,
iluminar la fosa de las Marianas,
apagar todas las luces de Tokio,
beber del Kani Bel,
saciarte con sus aguas.
 
Desenterrar la tumba de Gizeh,
ocultar los tesoros de Hoxne,
dar vida a quien la pide,
burlar las teorías de Darwin.
 
Puedes vencer al minotauro,
atormentar a Zeus,
dejar a Cupido sin puntería,
escapar de Caronte,
mirar fijamente los ojos de Cassiopea.
 
Puedes hacerlo.
 
Hoy puedes ser lo que tú más quieras,
sin nadie que te diga lo que debes ser.
Sin golpes que te derrumben o ciclones que sacudan tu orden.
 
Elige tu día y olvídate de la suerte.
 
La suerte es para los débiles,
tú vas a conseguir lo que te propongas.
 

De Ya no tintas nada, col. Espasa es Poesía, 2016

 
 
 
 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *