Genética de Gonzalo Rojas


El poeta chileno Gonzalo Rojas (Lebu, 20 de diciembre de 1916-Santiago, 25 de abril de 2011) defendió la relación de intensidad del poeta con la palabra desde una perspectiva individual, pero que incide en una serie de temas universales que conforman la genética de su obra: el viaje no solo como alegoría vital, sino como necesidad real que debe tener un poeta para aprehender la conciencia del espacio, la mística en forma de sufismo y existencialismo, el ocio y la obsesión como acompañantes fundamentales del poeta, el Eros y los sentidos como alumbradores de la poesía, el amor como utopía necesaria y el ritmo como motor de la palabra, cuyo epicentro es, sin duda, la sílaba: uno de los símbolos indiscutibles de su poética. Esta genética de Gonzalo Rojas se traduce, dentro de su obra, en un vocabulario específico que representa muchos de estos temas, pero sería la palabra «Nadie» la que mejor integra el sentido global de su obra.

Siempre es interesante escuchar a los poetas, especialmente si son buenos, aunque sean malos declamadores, aunque no entonen o proyecten bien, la poesía en la voz del poeta tiene un matiz irrepetible en la lectura personal, una suerte de performance yuxtapuesta a la palabra misma. Ochenta veces nadie es una obra maestra, un credo vital y poético indiscutiblemente brillante en la trayectoria de Rojas. Lo escuchamos para comprobar cómo «los verdaderos poetas son de repente».

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *