Play poetry: más allá de la poesía está la poesía, de Marcus Versus


Algunos puristas dicen que la poesía está en la forma de mirar, en las copas de los árboles agitándose con el viento. Algunos puristas dicen que el movimiento de los dedos de un pianista es, indudablemente, un verso. Hablo de aquellos que piensan que la poesía ha escapado del papel, que coquetea con otras artes para adoptar nuevas formas. Porque la poesía no se ha congelado entre métricas maravillosas, sino que ha sabido reinventarse y formar nuevos lenguajes que parten de la palabra. Lo de la forma de mirar, la copa de los árboles y los dedos de los pianistas son… puro romanticismo.

Lo que está claro es que la nueva juglaría, con perdón, ha decidido jugar con la poesía, tocarla, interpretarla; reinventarla, en definitiva, como se ha hecho con la música o la pintura. Qué hermoso es vivir una época (poética) en la que no existen límites, porque quién se atreve a juzgar qué es poesía y qué no… Pero ¿por qué ponernos límites?, ¿por qué enfrentar diferentes propuestas?

Hace unas semanas me compré un libro en formato disco, con poesías recitadas por Escoffet, con la magistral música de Bradien. Es poesía, claro que lo es. Que se presenta en otro formato. Claro que es poesía. Como lo es esa tormenta vocal de los Accidents Polipoètics en aquel CD que publicaron hace ya un puñado de años con pistas/poemas como Van a por nosotros, himno generacional para los que entienden que la poesía es mucho más que un soneto.

Si de algo se ha aprendido de la poesía «metricada» es el ritmo, que siempre está presente en esto que tontamente he llamado PLAY POETRY. El ritmo forma parte de la palabra: el silencio es ritmo, la ausencia de palabras es una voz, como lo es el blanco para los poetas visuales. Ritmo es un susurro. Ritmo es la mano que cae lentamente durante el silencio/blanco de la voz mientras el poeta recita sobre un escenario. Porque, no vamos a negarlo, son propuestas creadas como espectáculo poético, recordemos que somos hijos de la televisión y de los macrofestivales de música.

La poesía se quitó ataduras hace tiempo y todos nos hemos acostumbrado a que parezca que ya nadie cuenta sílabas.

Dentro de esto que llamo PLAY POETRY se encuentran diferentes vertientes poéticas, como, por ejemplo, el slam poetry, la poesía fonética, la perfopoesía, la poesía multimedia, la polipoesía o cualquier otra propuesta que pretenda potenciar la musicalidad del poema o jugar con la poesía introduciendo otros elementos. PLAY POETRY  no es una etiqueta, sino una tentativa de agrupar diversas formas de entender la poesía. Propuestas divergentes se congregan en esto que tontamente he denominado PLAY POETRY, pero todas ellas juegan y tocan/interpretan la poesía. Accidents Polipoètics, Josep Pedrals, Eduard Escoffet, Jesús Ge, Olaia Pazos, Dani Orviz, Óscar Martín Centeno, Maite Dono, Sofía Castañón, Irene La Sen, Peru, Marçal Font, María Salgado, Déborah Vukusic, Ajo, Pere Sousa, Joana Brabo, AMC313, Bruno Galindo y otros muchos, muchos más, que andan «playeando» : sería imposible citar, ni siquiera, a los que más me gustan.

En la sección de «Articulados» de este número, otros poetas reflexionan a propósito de cinco de estas propuestas, seleccionados con todo el error del mundo. Para que te adentres un poco más, hemos realizado una selección de vídeos que intentan ser representativos. Sin embargo, todo lo que se pueda escribir y hablar sobre la poesía es un error ya desde el principio, pues cada uno tiene sus propios gustos e interpretaciones: me conformo con abrirte una puerta que contiene millones de puertas distintas, y aportar una sola verdad.

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *