La última frontera


La clausura del VI Festival de Poesía de Madrid corrió a cargo de Benjamín Prado, que nos invitó a contrastar su obra poética con la música de Rubén Pozo y Rebeca Jiménez. Un diálogo entre algunos poemas que tienen una gota de rocanrol y unas canciones con destellos de poesía, como por ejemplo esta versión adaptada para Rebeca Jiménez de Segunda Carmela, poema que Prado dedicó a Leonard Cohen:

 

O de su famoso Eso no, vida mía... con una “llorona” de fondo como réplica perfecta a los amores displicentes: