Alguien de Dennis O´Driscoll y Mi hermana Wanda de Eugeniusz Tkaczyszyn-Dycki. Traducción de Yolanda Soler Onís


Someone, de Dennis O’Driscoll

Someone is dressing up for death today, a change of skirt or tie
eating a final feast of buttered sliced pan, tea
scarcely having noticed the erection that was his last
shaving his face to marble for the icy laying out
spraying with deodorant her coarse armpit grass
someone today is leaving home on business
saluting, terminally, the neighbours who will join in the cortege
someone is paring his nails for the last time, a precious moment
someone’s waist will not be marked with elastic in the future
someone is putting out milkbottles for a day that will not come
someone’s fresh breath is about to be taken clean away
someone is writing a cheque that will be rejected as “drawer deceased”
someone is circling posthumous dates on a calendar
someone is listening to an irrelevant weather forecast
someone is making rash promises to friends
someone’s coffin is being sanded, laminated, shined
who feels this morning quite as well as ever
someone if asked would find nothing remarkable in today’s date
perfume and goodbyes her final will and testament
someone today is seeing the world for the last time
as innocently as he had seen it first

 

Alguien

Alguien se está vistiendo para la muerte hoy, un cambio de falda o de corbata
saboreando con el té la última rebanada de pan con mantequilla,
sin advertir que su reciente erección será la última.
apurando su afeitado para yacer en el mármol
rociando con desodorante la espesa hierba de sus axilas
alguien está saliendo hoy de casa hacia el trabajo
saludando a los vecinos que caminarán tras su ataúd
alguien se está cortando las uñas por última vez, precioso instante
alguien que perderá muy pronto las marcas del cinturón en torno al talle
alguien está dejando afuera las botellas de leche para un día que no vendrá
alguien que está a punto de ver borrado su último aliento
alguien está librando un cheque que será «devuelto por defunción»
alguien está señalando en el calendario días que no le esperan
alguien está escuchando un irrelevante pronóstico del tiempo
alguien está haciendo vulnerables promesas a los amigos
alguien cuyo ataúd está siendo forrado, lijado, barnizado
y que esta mañana se siente tan en forma como cualquiera
alguien que si fuera preguntado no hallaría nada digno de destacar en este día
de aromas y despedidas como últimas voluntades y testamento
alguien está contemplando hoy el mundo por última vez
con la misma inocencia de la primera.

Traducción de Yolanda Soler Onís

 

Un poema de Eugeniusz Tkaczyszyn-Dycki

moja siostra Wanda przynosi ze spaceru lilię
a ja piszę wiersz o śmierci
a ja znowu ten wiersz piszę od początku
i nie umiem skończyć

ani przerwać w połowie tak żeby się zachwiał
jak lilia śmiertelnie kiedy szukam dla niej
najodpowiedniejszego słowa
zamiast garnuszka wody

(De Nenia i inne wiersze, 1990)

mi hermana Wanda trae del paseo una azucena
y yo escribo un poema sobre la muerte
y lo reescribo una vez más desde el principio
y no puedo terminar

ni parar en medio para que vacile mortal
como la azucena cuando busco
para ella la palabra más apropiada
en vez de un jarro de agua

(De Nenia y otros poemas, 1990)
Traducción de las poetas Marta Eloy Cichocka y Yolanda Soler-Onís
en colaboración con el propio Tkaczyszyn-Dycki