Primera conclusión, de Blanca Andreu