Contrarios que no se tocan, de Luis Arturo Guichard


Yo estoy del lado de la niebla.

En primer lugar porque cae,

que es menos pretencioso que elevarse.

También porque hace magia de fiesta de niños:

pone el pañuelo, oculta las cosas un momento

y las deja luego como estaban.

Hace que los campos más comunes

se conviertan en bosques artúricos

y que se pueda escribir en la ventana con el dedo.

Es sencilla y no sirve para nada.

Se da cuenta y se marcha por sí misma.

 

Yo estoy del lado de la niebla

pero siempre han ganado los adoradores del humo.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *