Siempre dudando entre salvar el mundo o salvarnos de él. Veinte tuits, de Batania 1


La costumbre es la ideología de los cobardes.

El que bucea mucho en sí mismo sólo consigue una bonita colección de máscaras.

Toda mi historia consiste en ir abriendo las ventanas que la familia, la escuela, la religión y la patria me dejaron cerradas.

Las verdades se están agotando y tampoco las mentiras son lo que eran.

Siempre es digna la derrota del kamikaze, pero qué triste el que perdió por el puro miedo a perder.

En la escuela no me dieron instrucción, me dieron instrucciones.

Hay que enloquecer ya. Que luego será tarde.

Dejaron de temer a la ciudadanía. Y los accionistas de la camisa planchada de oro salían de madrugada para romper el cuello de los ganados.

El rebaño no es más que el miedo de los pastores a la disparatada complejidad de las ovejas.

Libre es el que elige su manera de naufragar.

Cada vez se me hace más amplio el cementerio de todos los hombres que pude ser y no he sido.

La verdad vive sobre todo en las palabras que sólo necesitan ser dichas. La mentira, en aquellas que necesitan ser proclamadas.

Cuánta compañía me hacen las mentiras. La literatura me salva. Mi soledad está llena de gente.

Felices los que aún no han llegado a ese punto sin retorno que transforma un corazón silvestre en un corazón mecánico.

De la serenidad puedo decir lo mismo que de Tanzania, no sé nada de ella, nunca estuve allí.

Pájaros en la cabeza los tenemos todos. Pero vivir es sacarlos a volar.

Cuando estuve enamorado, nunca noté mariposas en el estómago. Más bien mineros que trabajaban con picos y palas en turnos de veinticuatro horas.

Para la victoria te preparan desde la escuela, pero la derrota sigue siendo autodidacta.

Los humildes aceptan las derrotas, los ambiciosos las enfrentan y los soberbios las niegan; pero sólo los poetas presumen de ellas.

Filósofo es aquel que a partir de la cola formula un gato. Poeta es el que lo hace maullar en el poema.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Un comentario en “Siempre dudando entre salvar el mundo o salvarnos de él. Veinte tuits, de Batania