La enfermedad de Corbière, por Mauricio Bacarisse


Corbière fue el maestro de desdén de Verlaine, que fue peor alumno suyo que de los profesores del liceo. La enfermedad de Verlaine era el furor de amar. ¿Cuál era la dolencia de Corbière? Su cara nos recuerda a nuestros hombres de la Revolución de Septiembre. Tiene unos ojos grandes, como Gustavo Adolfo Bécquer; la boca, de don Amadeo de Saboya; la barba, de Prim; el tupé, de Sagasta… Habla tanto y tan bien de la muerte, sin asomo de mal gusto, que la primera curiosidad se despierta por saber de qué artimaña se valdría para conseguir la muerte, de cuánta sabiduría debió estar exornada su última enfermedad. Su certificado de defunción auténtico quizá fuera una joya inapreciable para los teósofos.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *