Una botella de vino de España y Lasciate ogni speranza…, de Auguste Villiers de l’Isle-Adam



Una botella de vino de España

Así veo muchas cosas.

¡Vaya, ese frasco estaba vivo! Un silfo con alas rosas,
que se escapó un día de un rayo de sol,
¡sonreía al amor desde su mazmorra roja!,
¡centelleaba el licor con alegría! ¡Hasta el color pálido
del tapón, su carcelero, se coloreaba
en contacto con su ligera cháchara! ¡Divino era el brazo
que nos servía tanta felicidad sirviéndonos el vino!

Ahora que ya la hemos bebido y está rota,
que la botella yace ahí, sobre la mesa,
el silfo se va volando como una mariposa leve
y regresa allá arriba a su primer rayo.
Desde dónde traerá todavía, con la próxima aurora,
¡más sonrisas nuevas a la miseria humana!

Traducción de Blanca Riestra

 
 
 
 
XIII
Lasciate ogni speranza…

Canciones viejas, malignas,
sueños de agrio recordar…
Ved de un ataúd bien grande;
todo lo quiero enterrar.

En él pondré muchas cosas,
como al fin habréis de ver;
pero que sea más vasto
que el tonel de Heidelberg.

[…]

Para que carguen y arrojen
mi ataúd al hondo mar;
que para ataúd tan grande
no puedo otra fosa hallar.

¿Sabéis para qué deseo
caja de tal dimensión?
Para que quepan en ella
mi amor y mi honda aflicción.

Heinrich HEINE

A la hora en que, para estrellar su copa contra la pared,
la Orgía con ojos plomizos alza su mano fatal.
Yo he dejado de olvidar, en un tumulto impuro,
          a aquella que, tranquila y pálida, duerme.

¡Adiós a ti a quien mi voz ya no despertará!
He visto cómo mi infancia te seguía a la fosa.
A los corazones verdaderamente grandes, las grandes desgracias
          les insuflan ganas de vivir.

¡Que se aleje de mí esta muchedumbre confusa y tartamuda!
Mi espíritu es semejante a un roquedal, cuyas cimas,
viendo cómo las olas se escapan, arriman sus grutas desnudas
          a sus propios abismos.

Adiós, entonces, días de infancia, ¡oh, hermosos días llenos de esperanza!
Musa, ¿no conoces canciones inmortales?
¡Ven! ¡El águila para planear sólo necesita ver
          la inmensidad ante sus alas!

Traducción de Blanca Riestra

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *