Octubre, de Marifé Santiago Bolaños


 

Qué extraño albur permite

que de mi pensamiento nazcan pájaros

o se queden los besos

dormidos

en la imposible nada de los rayos de luna.

Qué suerte de dolor

reverbera en mi cuarto

si el sol va amaneciendo

y es todo tacto

y todo soledad

y estoy triste

y despierta

presa de este deseo

de abrazar mariposas amarillas

que no llegan

no llegan

que otra vez es el día

y no me llegan.

 

De Tres cuadernos de bitácora

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *