Anémona, de Ernesto Pérez Zúñiga


 

Amor del armadura,

simularás amor.

 

Levantarás las piedras de tu tiempo

y alacranes ocultos

serán tu espejo.

 

La soledad te entrega a sus espinas

y morderás la rosa,

como si fuera nueva.

 

Amor del armadura.

 

Un insecto de miel

roerá los capilares con que amaste una vez.

Roerá la rosa de la sangre

que envía vida a tu cansancio.

La rosa de tu sangre y esa tumba

donde aún late un nombre.

 

Simularás amor.

 

Levantarás las piedras del pasado

y el viento llenará de alacranes tus besos.

 

La rosa te ha entregado a sus espinas.

Morderás soledad,

como si fuera nueva.

 

De Calles para un pez luna


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *