El laberinto de Ariadna, de Inma Chacón


 

No debiste confiar

en aquel

que entró en el laberinto:

 

había hilos

más dorados que el tuyo.

 

De Antología de la herida