Introducción


El segundo recital de la tarde del viernes, 17 de octubre, quiso, con su título, rendir homenaje a una de las revistas clásicas de poesía: se trata de la florentina Campo di Marte, surgida de la apuesta común de dos importantes escritores italianos del novecento, Vasco Pratolini y Alfonso Gatto, que quisieron con esta iniciativa conceder protagonismo a la lírica, y en concreto al movimiento hermético, dentro del ambiente asfixiante que se respiraba en la península itálica en 1938, año de su fundación.

     Se evocó, pues, el espacio privilegiado del Campo de Marte romano, por donde circularon los versos de dos creadores, César Antonio Molina y Vicente Molina Foix, que llevan la palabra a diversos territorios en los que son igualmente brillantes: la narrativa, el ensayo, el libro de viajes, la poesía. Esto es: dos intelectuales en cuya mirada múltiple se transparenta una forma minuciosa y pausada de abordar el conocimiento, vital para que el impulso creador cobre sentido.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *