[Hay mucha gente que no quiere morir], por Manuel Vilas y Christina Rosenvinge