Precognición y poema gato, de Vadik Barrón


 
Cuál será el instante de la precognición,
del llanto prenatal, del dios desocupado.
Cuál es esa eternidad previa a la rueda de los ciclos,
cuál el ser al que le debemos imagen y semejanza,
el carbono catorce del barro primal,
el papá del papá de los monos.
 
La historia es una serpentina china,
un brochazo circense en el firmamento.
Del cero al uno hay galaxias que nos ignoran olímpicamente.
 
A qué se parece esa semilla
que un día nombraremos casa, teta, mamá.
Qué hago aquí en la cola para el autobús,
si hasta inmóvil soy parte de la procesión de los genes,
de las moléculas, de los estadios y los archivos cerebrales.
Qué venas difusas dibujan las calles de todas las ciudades de todos los países,
qué agujero impávido se traga nuestros sueños,
nuestros días laborables,
nuestros chequeos del sábado por la tarde,
los hijos que nunca tendremos.
Qué le importo yo al mundo:
una pequeña célula sin rostro,
un granito de arroz
en la comilona celeste.
Cómo se escurre la vida por entre las casas,
cómo brinca y jode en los basureros.
Cómo se nos ríe en la cara el poema gato del destino.
 

De El arte de la fuga, 2014

 
 
Nota: Vadik Barrón obtuvo en 2014, con su libro El arte de la fuga (2014), el Premio Nacional de Poesía Yolanda Bedregal 2013 (Bolivia), que se falló en el mes de julio de 2014, otorgado por el Ministerio de Culturas y Turismo de Bolivia.

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *