Vals de Santiago, de Óscar Hahn 1


 
Un bosque depresivo invade la ciudad
un bosque trashumante
que quisiera escapar pero no puede.
 
Desde los árboles que se agitan irascibles
caen castañas de carbón.
 
Veloces monstruos de metal
con cerebros de moscas
se han adueñado de las calles.
 
Chillan y chillan.
 
No queda oxígeno que respirar.
La clorofila se ha vuelto alquitrán.
 
Pasan tortugas que parecen perros
y gatos que parecen caballos.
Pasan pájaros que no consiguen volar
por el peso del hollín en sus alas.
 
Una ballena se ha varado en la Plaza de Armas.
 
Está nevando en pleno verano mamá
y los niños no pueden columpiarse.
Nada se mece nada se balancea.
El viento está inmóvil como una idea fija.
 

De Los espejos comunicantes (de próxima aparición en la editorial Visor)

 
 
Nota: Óscar Hahn (Chile) obtuvo en 2014, con su poemario inédito Los espejos comunicantes, el Premio Internacional de Poesía Fundación Loewe (España), otorgado por la Fundación Loewe.


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Un comentario en “Vals de Santiago, de Óscar Hahn