Dulce María Loynaz


Dulce María Loynaz (La Habana, 1902–1997) fue poeta y novelista. Escribió poesía desde edad muy temprana, con dieciséis años. En 1919, aparecieron publicados sus primeros poemas en varios periódicos de La Habana. Se doctoró en Derecho Civil y ejerció como abogada hasta 1961, mientras cultivaba su carrera literaria.

     En 1937 publicó el poema Canto a la mujer estéril en la Revista Bimestre Cubana y, en 1938, Versos. Más tarde, viajó tanto por Europa como por Sudamérica, participó en congresos y colaboró como corresponsal para algunos diarios cubanos, como El País o Excelsior. Su obra poética la integran los libros Juegos de agua (1947), Poemas sin nombre (1953), Últimos días de una casa (1958), Poesías escogidas (1984), Bestiarium (1991), La novia de Lázaro (1991), Poemas náufragos (1991) y Melancolía de otoño (1997). En 1993 publicó su Poesía completa, cuya segunda edición ampliada data de 1998. Sus poemas han sido traducidos al francés, el italiano, el inglés, el serbio o el noruego; recibió, asimismo, en 1992 el Premio Miguel de Cervantes y, un año después, el Premio Federico García Lorca.

     Además, publicó la novela Jardín (1951), una serie de artículos que recogió en Crónicas de ayer y Entre dos primaveras; fruto de sus viajes son Cartas de amor al Rey Tut-Ank-Amen (1953) y Un verano en Tenerife (1958).

Contribuciones

Número 13 – Las formas del agua. Mito y poesía: Creación

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *