Magda Portal


Magda Portal (Lima, 1900-1989) destaca tanto por su trabajo poético como por su profundo compromiso político. Aunque la recepción de su obra literaria ha sido dispar, José Carlos Mariátegui reveló tempranamente en sus 7 ensayos de interpretación de la realidad peruana las notables aptitudes Portal, si bien ha sido estudiada con rigor a partir de los años setenta, con la reedición de los escritores vanguardistas del Perú. Resultó premiada en 1923 en los Juegos Florales de la Universidad de San Marcos. Su primera publicación, en 1927, es un libro de cuentos, El derecho a matar, en coautoría con Serafín Delmar. En 1927, publicó el libro de poemas Una esperanza i el mar, al que le siguieron otros como Ánima absorta, Vidrios de amor y El desfile de las miradas. Recopiló su producción poética de los años treinta en Costa sur (1944) y, en 1965, seleccionó poesías de su obra anterior junto a nuevos textos poéticos bajo el título Constancia del ser. Fruto de su compromiso político —fue acusada de formar parte en una conspiración comunista que le forzó al exilio en Argentina y Chile; formó parte del APRI hasta 1950, entre otros episodios— y su vindicación de los derechos de la mujer son los ensayos El nuevo poema y su orientación hacia una estética económica (1929), Hacia la mujer nueva (1933), ¿Quiénes traicionaron al pueblo? (1950) o Flora Tristán, precursora (1944 y 1983).

Contribuciones

Número 13 – Las formas del agua. Mito y poesía: [frente a la Vida]

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *