[Sabe el caballo] y [Así despuntó la mañana], de Pilar Martín Gila


 
I

¿Sabe el caballo quién
de los dos se ha perdido?
O corren a un tiempo
o al correr se encuentran
donde debieron separarse,
aunque oigan
el mismo pensamiento
en el cuerpo del niño,
el temor,
el estrecho consuelo
recibido del mundo,
acaso esta palabra
doblada hacia delante.
 
 
II

Así despuntó la mañana.
Nadie recuerda tan poca luz a estas horas. Un loco ha encontrado los ruidos del mundo y está llamando a todas las puertas. No tengo tanto miedo. Pero tampoco, tampoco conozco un amanecer tan oscuro. Puede ser alguna consecuencia del pasado siglo o la espalda extendida de una tarde
o el cuerpo del caballo
o esta cortina que roza sin parar el cielo.
Aún es temprano
para que los niños escapen cada noche
hasta convencernos de la inocencia.

De Otro año del mundo (col. Eme, Ediciones La Palma, 2014)

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *