Ya no estoy en la escritura, de Antonio Jiménez Paz


 
Ya no estoy en la escritura
ni en los dedos que se afanan por el lápiz,
ni en el brazo que a la tinta estimula,
ni en el codo que sustenta al deseo.

El sueño improvisa mi residencia.

Ahora estoy sentado sobre las olas
pendiente a ver si me leo.

                         ***

Heme aquí, mar,
con toda la sed de un vaso de agua.

En tus entresijos deseo habitar
y entre tus vocablos quedarme para siempre.

He aquí, mar,
un hombre
que valora su existencia.

De Los ciclos de la piel (Ediciones La Palma, 1992)