Eres urgente ahora, de Leocadio Ortega Hernández


 
Adjunto insisto en propaganda varia

para esos tus pequeños ojos chorbos

predispuestos a una lluvia

de inmensas vírgulas de alpaca

que entre tú y yo aceptamos

sin temores ni algazaras
 
 
 
con suerte dispongo hallar

destrezas rombo o claridad posibles

que como deleite mucho

me hagan crecer en ti

estés linda o soberana

perpleja o equivalente

a numerosos dardos giros

que escondes y disimulas

bogavantes bajo par
 
 
en ellos me regocijo

alzo escuelas y diabluras

con brevedad de pan bosquejo

algas brotes colorines

maniobras atabales

e instalo por fin lo que me urge

que no es piedra

roca

ni campana

y menos aún las mil maneras

de suplantar

el hoy el nunca o el tampoco

sino más bien una bombilla ingenua

que alumbre los puntos clave

de tu mujer mañana
 
 
 
pero mejor las gavias

los grillos que te acontecen

cuando la noche toca

y echa su crono a andar

por caminos esgrafiados

y rizomas y cuerpos y fallebas

y un cierto aire de beso quieto

anegado de luz tan cerca en la mirada

***

eres entonces distinta

sin fondo ni desperdicio

nictálope cantora gestada a tientas

arrancándome de cuajo

este inútil disparar

antes que padezcamos

gravedades bestias

                                       de suma intensidad.

De Prehistórica y otras banderas (Ediciones La Palma, 1990)