No pasa nada, de Diane di Prima


 
el primer vaso roto en el patio no pasa nada
se olvidó la crema agria para las verduras no pasa nada
la mandíbula dura de Lewis MacAdam no pasa nada
llega la pasma para ver a la bailarina del vientre no pasa nada
bolsas de plástico de hielo fundido no pasa nada
vino sobre manteles antiguos no pasa nada
disco rayado no pasa nada
el perro del vecino no pasa nada
entrevistador de Berkeley Barb no pasa nada
no hay más cerveza no pasa nada
no hay más hierba no pasa nada
habitantes de Naropa que miran de soslayo no pasa nada
colillas de cigarrillos sobre los altares no pasa nada
Marilyn vomitando en la maceta no pasa nada
Phoebe renunciando al amor no pasa nada
Lewis renunciando a Phoebe no pasa nada
fantasmas hambrientos no pasa nada
no hay niños no pasa nada
calor no pasa nada
oscuridad no pasa nada
árnica esparcida sobre la alfombra de nailon no pasa nada
cenizas en el bol de hueso blanqueado y enebrinas no pasa nada
perder el casete de Satie no pasa nada
perder la paciencia no pasa nada
arrogancia no pasa nada
cajas de latas de cerveza vacías y botellas de vino no pasa nada
miles de vasos de poliestireno no pasa nada
Gregory Corso no pasa nada
Allen Ginsberg no pasa nada
Diane di Prima no pasa nada
las venas de Anne Waldman no pasa nada
el aniversario de Dick Gallup no pasa nada
el peyote y el ron de Joanne Kyger no pasa nada vino no pasa nada
coca-cola no pasa nada
la gente follando sobre el césped mojado no pasa nada
acabar el papel higiénico no pasa nada
uso excesivo de la menta poleo no pasa nada
se rompe la horquilla no pasa nada
paranoia no pasa nada
claustrofobia no pasa nada
crecer en las calles de Brooklyn no pasa nada
crecer en el Tíbet no pasa nada
crecer en el Texas chicano no pasa nada
bailar la danza del vientre definitivamente no pasa nada
comprenderlo todo no pasa nada
desprenderse de todo no pasa nada
regalarlo todo no pasa nada
devorar hasta donde alcanza la vista no pasa nada
               ¿qué más hay en el refrigerador de Allen?
               ¿qué más hay en la despensa de Anne?
               ¿qué sabes tú que no me has contado
todavía?
               no pasa nada.          no pasa nada.          no pasa nada.
quedarse un día más no pasa nada
pirarse de la ciudad no pasa nada
decir la verdad, apenas pasa nada
               fácil mantenerse despierto
               fácil quedarse dormido
               fácil cantar el blues
               fácil cantar los sutras
¿por qué tanto alboroto?
se pudre —no pasa nada
lo metemos en cajas— no pasa nada
lo tragamos con algo de agua, lo encerramos en el maletero,
               huimos con rapidez. NO PASA NADA.

 

Poema publicado en Beat Attitude (Bartleby, 2015)
Traducción de Annalisa Marí Pegrum

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *