A Carolyn Cassady. Vuelve a tierra, por Irene La Sen