De la mano de Paul Cézanne; JK, 75 años, sitúa y Sobremesa, de José Kozer 1


 

Paul Cézanne, «Pan y huevos», 1865.


 
 
 
 
De la mano de Paul Cézanne
 
 
Nos sentamos a comer al pie de un hormiguero.
 
Columnas de humo, ¿qué retribuir?
 
De una pieza de pan destituido hormas desmigajo
          nos llenamos la boca.
 
Despedazar prismas de harina rendir tributo del
          pan a los prismas.
 
La cabeza bajamos el cuerpo ladeamos duermen
          rombos de levadura
          motas de algodón en
          las sienes.
 
En los ojos un doble significado ortográfico.
 
¿Y esta tangente? ¿Y ese viraje? La yagua abre
          en dos el pan recién
          sacado de la tahona
          deja ver mariposas
          de luz crisálidas en
          reposo del trigo
          deja ver el orden
          indefectible.
 
El desmigajamiento. Un paralelepípedo. Fulgor
          de la segur. Bajar el
          buey la testuz. El
          trigo quebrarse bajo
          la roya.
 
La avidez del subsuelo sosteniendo un primer
          punto de hormigas
          aparece.
 
Ya a la expectativa. A su remate el hambre. Nos
          queda sentarnos de
          espaldas a comer.
          Alzar de la negrilla
          los pasos rimeros
          de la hormiga a la
          salida de su primera
          tromba acaparando
          del embrión a la mies
          cohorte tras cohorte
          de panes.
Todo lo precede. Rombo, el mantel. Elipse, la
          garrafa. Azul rubí de
          inaccesibles cofres
          sobre el mantel. Del
          vino su sombra.
          Arabescos al alzar
          las copas. Sombra
          azul del rubí el
          arabesco profundo
          del vino.
 
Madre naturaleza concédenos simiente de gencianas
          encaje candeal
          de sombras
          impertérritas.
 
Un prisma inveterado. Separarnos ya. Imposible
          desencajarnos. A lo
          destituido acercar
          un bosquejo primero
          de la mano al rombo
          de la harina amasando
          doce gorjeos de un
          pan a sus panes
          de istmos cimas
          orografías un pan
          adyacente a la
          perpendicular
          reconfigurada de
          la mano a la boca.
 

Inédito

 
 
 
 

Paul Cézanne, «Cuatro manzanas», 1881.


 
 
 
 
JK, 75 años, sitúa
 
 
Llueve irregular: al bies. Perpendicular, a cántaros,
          calabobos, la garúa y el
          aguacero, su vida se ha
          vuelto agua irregular:
          trapisondas, herejías,
          blasfemias, y luego el
          desasosiego espiritual,
          la destemplanza moral,
          ¿él, destemplanza moral?
          A ese paso acabaría
          señorita, beata, santos
          vistiendo, incapaz de
          toquetearse, mirar la
          propia desnudez en la
          ducha. Cierra a cal y
          canto las ventanas, no
          quiere ver llover, oye
          agua caer que convierte
          en azufre y brasas de
          fuego: Sodoma al agua,
          Gomorra forraje para
          dar de comer a camellos,
          y todo en adelante arena:
          el desierto. Su regularidad.
          Decidió rectificar: la lluvia,
          la propia condición, dormir
          al pie de dunas, entre
          plantas crasas, flores
          moradas de pétalos
          gruesos, la enormidad
          de un grano de arena,
          la enormidad de la
          estatua de sal antes
          de mirar a sus espaldas:
          el tiempo, la Muerte, la
          desfachatez, el espejo:
          descreer los espejos,
          fuente son de
          irregularidad. Punto,
          día y hora en que se
          ausentó, inclusive del
          otro lado del espejo.
          ¿Ausencia entre los
          Padres del Desierto?
          ¿Las horas de arena
          contaminadas por
          insectos? Todo lo
          contrario: sintió el
          llamado, clásico y
          de altura, lo oyó
          primero en la letra
          de una canción de
          adolescencia («goza
          la vida como hago yo»)
          y luego prorrumpió en
          imágenes, cangilones
          dándole vueltas en su
          cabeza, y norias a la
          mano. Vivir con los
          sentidos: más que el
          sentido sensual, el
          hecho del servicio
          del sentido y los
          sentidos al servicio
          de los hechos,
          menudencias,
          trapacerías y
          trampantojos del
          momento, en una
          manzana ver la
          manzana en su
          condición (situación)
          y no proyectarla a
          alturas inalcanzables,
          desconocimientos, su
          fulgor es un sentido,
          la luz al ceñir la piel
          jaspeada de la fruta:
          según color, tamaño,
          variedad, lugar de
          origen, así recuperar
          sabor, olor y demás
          fuentes regulares
          (reglamentarias) de
          una dicha: comer,
          acatamiento, y en
          cuanto acto ineludible
          feria, furia de avispas,
          pedúnculo y semillas
          a la boca, todo
          comestible: masticar
          molleja y corvejón
          de la manzana, pura
          fruición. Y desde
          entonces no escala
          montañas ni atraviesa
          desiertos, no propone
          interiores moradas,
          caminos de perfección:
          come, regurgita, se
          lava, dormita, y sueña
          a la pata suelta con las
          manzanas de Cézanne.
 

Inédito

 
 
 
 

Paul Cézanne, «La fiesta o El banquete Nabucodonosor», 1870.


 
 
 
 
Sobremesa
 
 
¿Adónde iba? ¿Y para quién? Tanto estirar los brazos,
          mover las piernas (pataleos
          del ciempiés) para luego en
          la conversación de sobremesa
          poder (ah con cuánta naturalidad)
          llevar la voz cantante, el año
          que pasamos en París, una tarde
          con varios escritores rusos en
          Madrid, conocer el México
          profundo ha sido para nosotros
          una gran experiencia, no digo
          que nos haya cambiado la
          vida ni que nuestra presencia
          por aquellos incómodos y
          malolientes pagos haya
          beneficiado a los naturales de
          esos poblachos metidos en
          medio del monte pero ah, cuánto
          que contar ahora, los dos meses
          en las afueras de Múnich, Eliot
          y el Starnberg y Ludwig ah,
          los panes alemanes de centeno,
          kamut, cebada, trigo sarraceno,
          pan bazo y de vez en cuando pan
          mollar, trigo candeal, tierras de
          pan llevar, madre mía, qué bonita
          es Baviera, a manicured land,
          nuestras defecaciones (he ahí
          otro tópico de conversación)
          eran en verdad estruendosas,
          una montaña, parecía que
          llenábamos en majestad la
          taza del inodoro, hubiera
          querido fundar una sociedad
          de coprófagos, cuanto menos
          una organización de abundantes
          defecantes, la OAD, ah el weisse
          Rübe, la ubicua Kartoffel, aquel
          fue el mayo de la Erdbeere y del
          Spargel, alles gut y todo genau
          genau (sonrisas). ¿Adónde estoy?
          ¿Y con quién? A la mesa unos
          burgueses envejecidos, los alter
          kakers de hoy día tomándose a
          diario la presión, pastilla para el
          colesterol, aspirina preventiva,
          rumiamos y masticamos política
          actual, las noticias del día (nada
          más alarmante) el carnaval
          permanente, ubicuo, de un
          mundo carnívoro (de aquí a Pekín)
          carnívoro y virtual, todos opinan,
          estiro los brazos, muevo las piernas
          (entumecidas) bajo la mesa, a qué
          vine, por qué he aceptado esta
          clase de invitación, cierto que
          son unos viejos amigos del país
          natal, han ido a Múnich, Madrid,
          París, dicen que a México no
          porque les da miedo, ahí
          secuestran, te roban, está todo
          sucio (schmutzik superschmutzik)
          y la repugnancia que manifiestan es
          igual a la repugnancia que ahora
          me inspiran: kozer, mantén el firme,
          no te desvíes, recuerda las enseñanzas
          del zen, zazen, samadhi, estos amigos
          un día tras sepetecientas reencarnaciones
          serán bodhisattvas, el propio Buda
          Sakyamuni, o si se retrasan, serán
          Maitreya: cálmate, kozer, a ti ni te
          va ni te viene que no lean a Rulfo,
          Góngora o Musil, que a Bach
          desconozcan, ídem los cuadros de
          Cézanne, por Dios, si hasta uno de
          ellos (y a sus sesenta y cinco años)
          está siguiendo en la universidad a
          distancia un curso de historia del
          arte, admirable, admirable, aplausos,
          qué más se puede pedir, unas
          palmadas en el hombro, dile
          que algo es algo (no eso no que
          se lo puede tomar a mal) anímalo
          a vivir, ya tiene bastante con intuir
          lo que viene, la enfermedad, y con
          ello, que pronto sobreviene (¿qué
          será?). Aquello: tú, kozer, que
          eres tan sabio, échale un cable al
          amigo de la infancia, deja de lado
          el tema del bien morir, Séneca o
          Plotino, hazlo reír con algunas de
          tus ocurrencias, las sobremesas
          han de ser gratas, especie de
          bajante que ayuda a digerir el
          manducado exceso de la velada,
          comedimiento, mucho comedimiento
          kozer que tiendes al exabrupto y al
          exceso (dixit Guadalupe) no hagas
          alarde ante esta gente de tus victorias
          con el lenguaje, retén, retente, di
          abanico y no ventalle ni flabelo,
          no traigas a colación a Darío ni
          menciones a Rabelais al emplear
          el término nefelibata que te habrá
          de permitir exponer la génesis del
          vocablo (it’s Greek to them):
          suscita más bien unos viejos
          recuerdos que tenéis en común,
          así aquello del cine Los Ángeles,
          domingos de carnaval, el día
          cuando nos estrenamos
          perdiendo todos de golpe la
          virginidad en un cuchitril
          de los muelles, y el Casino
          Deportivo, las maquinitas y
          el guarapo, déjalos ya, déjalos
          quietos, kozer, y de paso,
          por una vez déjate quieto a
          ti mismo (gran oportunidad)
          que has de estar harto de
          tanta vuelta y revuelta del
          camino, the camel men
          cursing and grumbling / And
          running away, and wanting
          their liquor and women,
          media vuelta, buenas noches,
          la gazmoña a su gazmoñería,
          el quiletero a su tacañería, el
          comilón sobrepuje a la mañana
          siguiente en su inodoro extra
          large, tú a lo tuyo, querido, y
          ahora buen kozer y a la hora
          de tu muerte (nada) (y siempre
          inminente) dite y redite, adonde
          iba fui, y más que para quién
          creo ahora entender que tuve y
          tengo magníficos compañeros
          de viaje (atención, no sentimentalices)
          tienen nombres concretos, largo sería
          enumerarlos con nombres y apellidos,
          mejor resumo, y baticor baticor, me
          doy dos golpes de pecho agradecido
          (y muy agradecido) por haber
          compartido esta feria, sí, lector,
          ya sabes con quién y lo que voy
          a decir, no dejo jamás de nombrarla
          en mi interior.
          

Inédito


Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Un comentario en “De la mano de Paul Cézanne; JK, 75 años, sitúa y Sobremesa, de José Kozer