La elegancia es el gesto, Oídos sordos y Caballos de Pech Merle, de María M. Bautista


 

Domenico Ghirlandaio, «Retrato de una joven», c. 1490-1494.


 
 
La elegancia es el gesto
 
 
La elegancia es el gesto. No las joyas. No los vestidos. Está en la forma de cerrar los labios. Está en la forma de volver los ojos.
 

De Primera noche en las ciudades nuevas

 
 
 
 

Edvard Munch, «Madre muerta con niña», 1897-1899.


 
 
 
 
Oídos sordos
 
 
Se tapa los oídos porque ignora que el estruendo del miedo está dentro de ella. No sabe que los negros caballos de la muerte han pasado muy cerca de su alma. Que el ruido de sus cascos se queda para siempre.
 

De Primera noche en las ciudades nuevas

 
 
 
 

Caballos de la cueva de Pech Merle.


 
 
 
 
Caballos de Pech Merle
 
 
Vamos a cabalgar en los quietos caballos de Pech Merle, lejos de los que tienen sus días señalados por la rueda de luces y de sombras. Vamos a cabalgar en los quietos caballos que guarda la frontera. Porque no pasa el tiempo en el umbral ni la hoz de la muerte entra en la cueva: no se puede segar lo que no crece al amparo del sol.
 
     Vamos a cabalgar en los quietos caballos de Pech Merle. Llegarán a nosotros las luces inseguras y las bocas perplejas de los hombres. Seremos descubiertos y ocultados, porque a veces se pierde la memoria de lo que siempre ha sido.
 

De Primera noche en las ciudades nuevas

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *