[Como quien mastica carne de vieira], de Marta Sanz


 
Como quien mastica carne de vieira.
Como quien teme envenenarse.
De arsénico
o de amanita muscaria.
La falsa oronja
anestesia al mosquito
y le hace gozar.
 
Paladar del musgo
y del chocolate negro.
Un vino rubí
lleno de matices:
madera, plátano y frutillas del bosque.
El regusto de cuba
donde ha envejecido
el mejor jerez.
 
Los besos de lengua
se gozan en el vientre.
 
Se gozan
pintando
bigotes de pega
sobre las fotografías
del álbum familiar.
 

De Cíngulo y estrella. Cancionero (Bartleby, 2015)

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *