Somos hijos de dioses crueles, de Homero Aridjis